Durante los siguientes 20 Km. pedalearemos muy cerca del río Ter y, aunque solo lo veremos de vez en cuando, siempre sentiremos su presencia. Al salir de Girona cruzaremos La Devesa, el parque urbano más grande de los países catalanes, con una plantación de más de 2.500 plátanos de unos 150 años de antigüedad. Las plantaciones de plátanos, que continúan más adelante, en la población de Salt, con una extensión muy superior, se ven interrumpidas por una zona de huertos muy emblemática, ligada a las ciudades de Girona y Salt.


SALT
Municipio muy vinculado con el Ter, primero por el campesinado que ha cultivado y cultiva sus riberas y, después, por la llegada de la industria textil, a mediados del siglo XVIII, relacionada con el aprovechamiento de la fuerza del agua de la acequia Monar. Podrás ver estas y otras vinculaciones con el río en el Museu de l’Aigua de Salt, situado en la antigua fábrica textil de la Coma-Cros, hoy transformada en factoría cultural (C. Sant Antoni, 1).


Una vez hayamos cruzado los huertos de Salt, y al lado de las dehesas, podemos desviarnos hasta la llanura de los troncos, un amplio claro que antaño fue una isla del Ter, y que actualmente está en muy buen estado de conservación. Toparemos con distintas balsas, refugio de numerosas aves y de mamíferos tan emblemáticos como la recuperada nutria.


BESCANÓ
El tramo de este término se caracteriza por las magníficas centrales hidroeléctricas modernistas asociadas al aprovechamiento energético del río y de los canales laterales. Una de las más destacadas porta el nombre de la población de Bescanó y se halla a la salida de ésta, a la izquierda de la vía verde. Destaca por las figuras monstruosas del canal de salida y por su maquinaria original, que sigue en funcionamiento. Más adelante, a la derecha de nuestra ruta, encontraremos la de Vilanna. Entre las dos hay que destacar el pou de glaç (pozo de hielo), construcción cilíndrica de piedra, parcialmente hundida en el subsuelo, que servía para conservar el hielo que se formaba durante el invierno en una balsa cercana.


BONMATÍ
A la otra orilla del río, al final de este tramo, se encuentra Bonmatí. Dar un paseo por aquí permite conocer una de las colonias que aprovechó el agua del Ter para el funcionamiento de una industria textil. Destacaremos el caserío Bonmatí, neogótico, con una torre octogonal que fue la residencia del impulsor de la colonia.

 

Track de recorrido Descargar el track
Cerrar y volver al mapa
Punto de encuentro
2013 © Pirinexus. Todos los derechos reservados C/ Emili Grahit 13, 9-B · 17002 Girona · T 972 48 69 50 info@pirinexus.cat | Aviso legal | Cookies | Política de privacidad | Mapa web | Créditos