Será necesario seguir por la carretera principal C-253 hasta llegar a la salida de Platja d’Aro. Una vez veamos la subida al final del pueblo, tendremos que aprovechar una rotonda para pasar a circular por la cera de la izquierda. La subida nos será más cómoda y segura, ya que la carretera no tiene arcén y presenta un desnivel considerable. Una vez lleguemos a la rotonda de los vientos, bajaremos por la primera calle a la izquierda directamente hasta la playa. Allí seguiremos hacia la derecha por la calle que hay frente al mar y que enlaza con la carretera que nos llevará al puerto de Sant Feliu de Guíxols, después de haber realizado un tramo de subida un poquitín exigente. Todo asfaltado y compartido con vehículos.


PLATJA D’ARO
Antes de llegar al núcleo urbano pasaremos junto a la villa romana del Pla de Palol (siglos I AC - IV d.c). La travesía de Platja d’Aro nos ofrecerá una amplia oferta comercial y, justo cuando volvamos a llegar al mar, podremos ver a nuestra izquierda un buen ejemplo de dunas litorales. Aquí podemos seguir un pequeño tramo del camino de ronda de S’Agaró, con pocos escalones al principio, que además de la riqueza natural propia de un espacio litoral, también nos permitirá contemplar buenos ejemplos de arquitectura novecentista junto al mar.


LA COSTA BRAVA
El tramo que nos une con Sant Feliu, desde S’Agaró, tanto si lo hacemos a pie como en bicicleta, nos ofrecerá, a vista de pájaro, unas magníficas vistas de la Costa Brava en sentido estricto; la de una costa muy recortada, con acantilados graníticos de color rosado poblados por pinos verdes que se funden con el azul intenso del mar.


SANT FELIU DE GUÍXOLS
Nacida de una pequeña villa de pescadores, al lado de un monasterio benedictino famoso por su puerta de hierro del siglo X, ha crecido gracias al desarrollo de la industria corchotaponera. El Monestir de la Porta Ferrada, iniciado el año 968, alberga el Museu d’Història de la Ciutat i l’Espai Carmen Thyssen, donde encontraremos exposiciones temporales procedentes de su colección. La ciudad tiene otros espacios de exposición, como el Museu de les Plaques de Cava, el Museu del Salvament y el Tinglado del Port.

Finalmente cabe remarcar el paseo del mar, reflejo del progreso económico de la industria corchotaponera, presidido por las numerosas residencias señoriales de estilo modernista y la ermita de Sant Elm, situada sobre los acantilados meridionales y que, según se cuenta, inspiró a Ferran Agulló a utilizar por primera vez el término Costa Brava.
 

Track de recorrido Descargar el track
Cerrar y volver al mapa
Punto de encuentro
2013 © Pirinexus. Todos los derechos reservados C/ Emili Grahit 13, 9-B · 17002 Girona · T 972 48 69 50 info@pirinexus.cat | Aviso legal | Cookies | Política de privacidad | Mapa web | Créditos